descarga

Artículo de Zuriñe Iturbe en Houzz.

 

La fachada de la casa actual es 100% transgresora y rescata materiales y sistemas tradicionales que se ciñen como trajes a medida.

La fachada es el rostro más visible de un edificio. Ejerce de piel, de capa mediadora entre el volumen edificado y su entorno, de filtro entre la vida doméstica y la pública. Es en la envolvente donde recae la responsabilidad del confort climático, sonoro, espacial y de protección de la privacidad. Por eso, el proceso de renovación y transformación de una fachada es definitivo dentro de una reforma o rehabilitación. Revestir, vestir o desvestir. Ese es el papel que juega una nueva envolvente dentro de un volumen ya existente; una labor de sastrería. Los tres ejemplos que proponemos son intervenciones con vocación contemporánea, pero con memoria histórica. Los materiales empleados son tradicionales, pero utilizados con técnicas e ideas vanguardistas. Las pieles de hoy en día buscan efectos ambientales, opacidades, transparencias y filtros para revitalizarse, camuflarse en su entorno y y cobrar una nueva vida ambientalmente más saludable.

 

Sigue leyendo en Houzz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s